EL MIEDO ES DE PUTA MADRE

instrucciones

No sé si me voy a poner la máscara de oxígeno yo primero. No tengo ni puta idea de si sabré mantener el pulso, la templanza, la lógica. No sé por dónde me va a desbordar, por dónde me vendrán. No sé esquivar balas. No sé tener la cabeza fría, los pies calientes y el chocolate espeso. No pienso a largo plazo. No sé lo que es un plazo largo. No sé lo que es un plazo. No sé cómo mantengo el equilibrio. No sé cortar un árbol. No sé hacer tornillos, ni torniquetes, ni torturar. No sé dibujar en el aire. No sé hacer zapatos, ni tejer, ni manejar la gubia. No sé navegar. No sé de dónde viene el pollo que como, ni el aguacate que machaco, ni el limón que exprimo. No sé quién diseñó el edificio en el que vivo, ni sé dónde están todas sus bajantes. No me he visto todas las de Kurosawa, no he leído todo lo de Franzen, no he viajado a Perú. No tengo campingás. No tengo una navaja multiusos de llavero. No tengo unas botas de piel. No vivo frente al mar. No sé esquiar. No sé curar grandes heridas, ni qué planta ni medicamento es mejor para que cicatricen. No recuerdo los teléfonos fijos, ni hablo con nadie en los parques. No tengo perro, ni correa, ni bozal, ni gato. No sé hacer fuego.

No tengo nada. No tengo básicamente nada, sólo dos cosas importantes: una mujer fabulosa y miedo, por lo que la ignorancia nos la repartimos, y el miedo, el miedo es de puta madre para empezar a hacer el puzle por las esquinas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s